Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Mar. 10 de Dic. de 2019
Volvemos al frentismo
Jacinto Martinez Anton. 11.01.19 
Volvemos al frentismo, como si hubiéramos olvidado nuestra historia; probablemente porque nos la han hecho olvidar, y nosotros lo hemos consentido. Determinadas fuerzas políticas con el consentimiento y el silencio del resto, han consentido que se truque la historia, omitiendo que el frentismo, iniciado por el llamado frente popular, llevó a nuestro país a una terrible guerra civil, y además, no dejándonos olvidar aquello que dividió a los españoles de una forma tan profunda.
El gran valor del pueblo español en su conjunto fue el consenso alcanzado para facilitar la transición pacífica desde la dictadura hasta la democracia; hasta una democracia valorada recientemente como una de las 20 democracias más sanas del mundo, concretamente en el lugar número 15, según publica the economist en su llamado índice de democracia. En este consenso se restañaron heridas, se cedió por todas partes, y se hizo un enorme esfuerzo de concordia y convivencia que nos ha servido para vivir los 40 años de paz y prosperidad más brillantes de nuestra historia reciente.
Parece ser, no obstante, que hay a quien sigue interesando, a quien le es rentable reabrir unas heridas aún frescas, porque unas heridas tan profundas tardan en cicatrizar, e infectarlas con la ponzoña de la mentira histórica y las medias verdades, reiteradamente repetidas a una población que afortunadamente no ha vivido ni la guerra civil, ni la dictadura, ni sus consecuencias, pero que no está adecuadamente informada, ni formada, para adoptar una actitud crítica frente a arengas planificadamente destructivas.

Creo que esa llamada a la venganza iniciada por el partido socialista, a partir del gobierno de Zapatero, ha reavivado el enfrentamiento entre españoles hasta el punto de promover una ley enormemente sectaria, la ley de memoria histórica, que por otra parte ha sido consentida por el partido popular, presidido por Rajoy, que, teniendo mayoría absoluta, pudo derogarla o hacerla al menos más equilibrada, y no lo hizo.

Comenzó el frentismo con la creación del cordón sanitario contra el partido popular, se siguió de una feroz campaña en la que se demonizaba a la derecha, relacionándola siempre con el franquismo de forma sistemáticamente despectiva y horrorizante; luego se elaboró la citada ley de memoria histórica en la que, rompiendo el consenso de la transición, se daba carácter oficial a la vuelta a las dos Españas. Seguidamente, y como consecuencia de lo anterior surge un movimiento antisistema que se concreta en el nacimiento de un partido de ultraizquierda, podemos, que utiliza el desorden público en las calles como herramienta de coacción al poder establecido y a la democracia. Las acciones de Sánchez con el pacto de investidura con fuerzas contrarias a la Constitución, antisistemas y proterroristas, culminan el proceso hasta el momento. Finalmente esta radicalización por la izquierda termina por provocar, no podía ser de otra forma, la aparición de la derecha radical.

¡Ya tenemos el lío formado!. La extrema izquierda asentada en las instalaciones y debidamente abrevada en ellas, decide no aceptar el mandato, legítimamente expresado en las urnas por los andaluces, de que la extrema derecha entre también por derecho propio en las instituciones, y llama a sus hordas al alboroto callejero.

Como pasó anteriormente con el posicionamiento político, es razonablemente esperable que la provocación continua de la extrema izquierda en las calles, obtenga una reacción, en sentido contrario, de la extrema derecha, y nuestras calles se conviertan en un campo de batalla que acabe nuevamente con la democracia. Ojalá que sea una pataleta contenida y pasajera, porque aunque felizmente no se dan las condiciones socioculturales y económicas que sirvieron de semillero a la guerra civil, el frentismo actual puede producir una nueva fractura social y un declive económico de dimensiones difíciles de cuantificar, si se hace efectiva una confrontación cada vez más posible.
Esta noticia ha recibido 900 visitas y ha sido enviada 2 veces       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998