Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca
La forma tan especial que tenemos de culpar a los demás de nuestros defectos y la influencia educativa en este aspecto
Jesús Miguel Relinque Mota. 15.04.22 
Es más que incuestionable que los seres humanos nos vemos reflejados en nuestros semejantes en muchos aspectos.
En algunos casos de forma negativa y en otros de forma positiva.
Sin embargo hay una cuestión que siempre me ha intrigado y que ha sido objeto de reflexión por mi parte en innumerables ocasiones y se trata de la razón por la cual los seres humanos culpamos a los demás con tanta facilidad de las cosas que no nos gustan o simplemente que destestamos de nosotros mismos.
Las causas por las que culpamos a los demás de nuestros propios fallos, puede ser porque sentimos inseguridad, porque nos han educado de esa manera en las escuelas o en los hogares o porque tenemos una personalidad muy quisquillosa y crítica y la crítica no es bien recibida por nosotros mismos y por tanto cargamos ese peso en otros seres para sentirnos más aliviados de nuestra carga.
Y es que muchos expertos lo comentan, el hombre ve un espejo de sí mismo en los otros.

Ese espejo a veces puede ser muy bonito y agradable de contemplar pero otras veces es muy feo y no es nada atrayente a la vista.

Todos tenemos nuestras propias miserias y nuestros puntos fuertes.

Pero a causa de nuestro desarrollo evolutivo como persona , de nuestras experiencias de maduración e indudablemente de la educación y ejemplo recibidos por parte de padres y profesores ,se forja en nuestro interior una personalidad que acepta lo bueno y lo malo o que no lo acepta, se pelea consigo mismo y achaca a los demás sus propios puntos flacos o aspectos personales menos agradables.

Es un acto de valentía saber aceptar lo malo de uno mismo, pero resulta muy difícil hacerlo para muchas personas, porque es como reconocer sus debilidades y durante muchos años y aún hoy en día el reconocimiento de la debilidad ha sido y es visto como un acto de cobardía, cuando se trata de todo lo contrario, es quizás el mayor acto de valentía que puede llevar a cabo cualquier persona : reconocer sus puntos flacos y sus puntos fuertes, ya que es la única manera de evolucionar y de madurar como persona.

Poner al otro como excusa para no evolucionar uno mismo no es la forma correcta de avanzar, en todo caso es una manera de escapar de nuestra propia realidad y de evitar reconocer como somos en nuestro interior.

Realmente es la manera más astuta de conocerse a uno mismo y saber sus capacidades y sus limitaciones de cara a la vida personal y social y de cara a su futuro en todos los ámbitos de la vida.

Se trata por consiguiente de un tema apasionante y que ha sido objeto de debate durante muchos años por parte de expertos en sociología, psicología, psiquiatría y dentro del entorno educativo a la hora de coordinar las relaciones interpersonales y actitudinales entre niños y adolescentes en pleno período de maduración y de desarrollo psicosocial.


Jesús Miguel Relinque Mota
Profesor de instituto de Málaga.

Esta noticia ha recibido 126 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998